Aikido

Inicio >> Aikido >> Términos

La Hakama

Breve historia

La hakama es un tipo de pantalón que comenzó a ser utilizado por los jinetes samurai como una prenda externa adicional para proteger las piernas, ya fuera del roce, de los arbustos o de otros elementos. La función de este pantalón es similar a la de los pantalones de piel utilizados por los vaqueros, sin embargo, puesto que en Japón la piel vacuna no era particularmente accesible, la hakama se confeccionaba con telas gruesas.

Si bien, originalmente la hakama era un artículo totalmente funcional, posteriormente ésta se convirtió en un símbolo de status o posición, algo que permitía distinguir rápidamente a un samurai (vital en aquellas épocas).

Actualmente, la hakama la utilizan en Japón hombres y mujeres, tanto para eventos especiales como en la vida diaria, y no obstante los samurai, como una clase social, ya no existen, ahora son los practicantes de ciertas artes marciales (como el Kendo o el Aikido) quienes continúan con el tradicional uso de la hakama como un símbolo de posición. De hecho, dentro de las artes marciales que utilizan la hakama como parte del uniforme, el uso de ésta generalmente se reserva únicamente para aquellos que ya adquirieron el grado de cinturón negro, aunque existen excepciones, ya que no sólo existen algunas escuelas en las que cualquier estudiante puede utilizarla, sino que también en muchos casos a las mujeres se les permite portarla aún sin tener el grado de cinta negra.

Existen dos tipos de hakama, una luce como una falda y la otra como un pantalón, aunque ambas se ven igual una vez puestas. En las artes marciales, la hakama tipo pantalón se utiliza sobre el pantalón normal del uniforme (el gi); la gente normalmente utiliza la otra sobre un kimono (otra prenda tradicional japonesa).

Aunque la hakama de uso general puede ser de varios colores o incluso estampada, en las artes marciales generalmente es de color negro, índigo, gris o blanco. En el Aikido el color blanco tiende a ser utilizado únicamente por maestros de grado muy alto (aunque en algunas escuelas la utilizan quienes todavía no obtienen la cinta negra).

La forma de amarrar las cintas de la hakama, una vez puesta, suele variar dependiendo del arte marcial practicado. Por ejemplo, en el Kendo el nudo queda en la espalda, mientras que en el Aikido se deja al frente. Esto tiene una razón muy práctica, y es que en Aikido, si el nudo quedara atrás, ello sería muy molesto al momento de realizar las caidas hacia atrás.

Partes

Como puede apreciarse en la imagen:

  • Koshiita (panel de madera, tabla de la cintura), es el refuerzo posterior para la espalda.
    Generalmente es de un material firme pero flexible.
  • Himo son las cintas o cinturones:
    Ushirohimo, las cintas cortas posteriores (ushiro).
    Maehimo, las cintas largas frontales (mae).
  • Hida son los pliegues o dobleces:
    Ôhida (el gran pliegue), el pliegue posterior.
    Yosehida, los pliegues frontales.

Simbolismo

En la tradición japonesa cada uno de los dobleces de la hakama representa una virtud primordial. De hecho existen varias interpretaciones al respecto y que van desde darle un significado particular a cada doblez hasta definir si en la parte de atrás se consideran uno o dos dobleces. Dado que esta prenda fue utilizada tanto por los samurai (la clase guerrera) y posteriormente por la sociedad en general, las virtudes asignadas a los pliegues ha dependido precisamente del enfoque particular de cada grupo.

Sociedad japonesa

Desde el punto de vista de la sociedad tradicional japonesa, los cinco pliegues frontales simbolizan las cinco virtudes fundamentales:

1. じん Jin Virtud, benevolencia, humanidad, caridad.
2. Gi Justicia, moralidad, honor, lealtad.
3. れい Rei Expresión de gratitud (cortesía, respeto).
4. ちゅう Chû Lealtad, fidelidad.
5. 公平 こうへい Kôhei Ser justo, imparcial; justicia.

Nota: El Kanji "chû" contiene los caracteres: centro y corazón.

El doblez en la parte posterior representa a las cinco virtudes consolidadas en una gran virtud y que es la de ser un ser humano integral. Los kanji para expresar "cinco virtudes" (gotoku 五徳), también se utilizan para denotar la base para la olla de hierro utilizada en las casas japonesas antiguas para calentar el agua, con lo cual podría decirse que las cinco virtudes son como una base o plataforma para el individuo.

Con respecto a las virtudes, puede ser interesante saber que las cuatro más importantes en la ceremonia del té, son:

1. Wa Armonía.
2. けい Kei Respeto.
3. せい Sei Pureza.
4. じゃく Jaku Tranquilidad.

O Sensei

Según O Sensei, los siete pliegues simbolizan las siete virtudes del Budo:

1. じん Jin Benevolencia, compasión, amor universal.
2. Gi Justicia, lo correcto.
3. れい Rei Cortesía, etiqueta.
4. Chi Sabiduría.
5. しん Shin Sinceridad, confianza, devoción.
6. ちゅう Chû Lealtad, fidelidad.
7. 公平 こうへい Kôhei Ser justo, imparcial; justicia.

Nota: las primeras cinco fueron establecidas por Confusio.

Bushido

Desde el punto de vista de los samurai, los dobleces representan los siete códigos del bushido:

1. じん Jin Amor universal, benevolencia, caridad, compasión.
(cuán generoso o compasivo es el portador).
2. Gi Lo correcto, integridad, justicia
(el valor propio del portador, su moral, integridad o capacidad de tomar decisiones correctas).
3. れい Rei Cortesía, etiqueta, obediencia
(el aspecto social o el comportamiento del portador).
4. 勇【気】 ゆう【き】 Yû(ki) Coraje, valor, heroísmo
(el valor, espíritu o entrega del portador).
5. まこと Makoto Honestidad, sinceridad, veracidad
(qué tan digno de confianza es el portador).
6. 忠義 ちゅうぎ Chûgi Devoción, lealtad, fidelidad
(la lealtad del portador hacia su Señor, maestro o aliados).
7. 名誉 めいよ Meiyo Dignidad, honor, prestigio
(la posición honorífica que se le ha otorgado al portador).

Cuidados

Para una hakama de algodón:

  • Antes de utilizarla por primera vez, ponerla a remojar en una mezcla de vinagre (o amoniaco) y agua en una proporción de 1:32 (e.g., 625 mililitros de vinagre en 20 litros de agua) durante unas 8 o 10 horas para ayudar a que el tinte se fije a la tela: esto contribuirá a evitar que se deslave.
  • En términos generales, la frecuencia con que debe lavarse es muy baja, por ejemplo, una o dos veces al año, de acuerdo a las condiciones y al uso que se le de.
  • Siempre lavarla aparte, ya que el tinte se desprende con el tiempo.
  • De preferencia debe lavarse a mano, con agua fría y con una mínima cantidad de detergente.

    De ser posible, la hakama simplemente se extiende, pero cuidando de mantener sus dobleces verticales, se sumerge en una bandeja alargada (o en una tina), y se presiona durante varios minutos para que el agua circule entre la tela. Este procedimiento ayuda a conservar tanto el color como los pliegues.

  • Para enjuagarla se utiliza agua fría. Si se desea, puede agregarse un poco de vinagre para ayudar a conservar fijo el tinte.
  • El secado se hace al aire, mas no al sol. Una vez seca, se dobla para mantener su aspecto correcto.

Para una hakama sintética:

  • Ésta simplemente se trata como cualquier prenda de planchado permanente, esto es, una vez seca se dobla inmediatamente para mantener bien definidos sus pliegues y su aspecto.

Cómo doblar

Una hakama siempre debe doblarse después de usarla, ya que esto ayuda a mantenerla sin arrugas, con los pliegues bien definidos y con un aspecto elegante.

A continuación se presenta una guía para aprender a doblar una hakama, ya que aún si no se emplea una, es parte de la tradición (y como muestra de agradecimiento y respeto) que el alumno se encargue de doblar la hakama de su sensei.

Existen varias formas de doblar la hakama, la que se explica a continuación es la más común. En todo el proceso debe cuidarse que los dobleces queden bien marcados y que las cintas siempre se mantengan ajustadas de manera firme.

1.  Estando de pie, se sostiene el frente de la hakama con la mano izquierda y la koshiita bajo la barbilla. Con la mano derecha se acomoda el tiro para que quede doblado hacia algún lado y se acomodan ligeramente todos los dobleces.

2.  Se coloca la hakama cuidadosamente en el suelo de forma que la parte de atrás quede hacia arriba. Se quitan las arrugas y se marcan los dobleces (ôhida).

3.  Se sostiene la koshiita con una mano y se coloca la otra en medio (o se agarra el borde inferior) para voltear la hakama y que la parte del frente quede hacia arriba.

4.  Se marcan correctamente los dobleces (yosehida).

5.  Se llevan los lados de la hakama hacia el centro.

6.  Se dobla la hakama verticalmente en tres partes (si la hakama es muy larga entonces se puede doblar en cuatro partes), y se inserta la koshiita en la parte interior de la hakama.

Una vez doblada la hakama se voltea para que la parte de atrás quede hacia arriba.

7.  Se doblan las cintas (maehimo) en cuatro y se llevan los extremos hacia la esquina diagonal opuesta.

?

8.  Se lleva el extremo de la cinta (ushirohimo) derecha por encima de la intersección de las cintas maehimo y se pasa por debajo de éstas.

9.  Con la misma cinta derecha se rodean las cintas (mae y ushiro) de la esquina superior derecha.

10.  Se lleva el extremo de la cinta (ushirohimo) izquierda por encima de la intersección de las cintas maehimo y se pasa por debajo de éstas.

11.  Con la misma cinta izquierda se rodean las cintas (mae y ushiro) de la esquina superior izquierda.

Opcionalmente, en este punto se puede hacer que ambas cintas vuelvan a rodear la intersección de las cintas, y se termina como se describe del punto 12 en adelante.

12.  Se pasa el extremo de la cinta izquierda entre el espacio que forma la cinta ushirohimo derecha al rodear la cinta maehimo izquierda.

13.  Se pasa el extremo de la cinta derecha entre el espacio que forma la cinta ushirohimo izquierda al rodear la cinta maehimo derecha.

14.  Si se desea, la hakama se puede doblar verticalmente en dos antes de guardarla.